Inicio » Centro de Prensa » Marviva en medios » Jerarca de Agricultura justifica acuerdo sobre pesca de arrastre por vulnerabilidad social

MarViva en medios

Jerarca de Agricultura justifica acuerdo sobre pesca de arrastre por vulnerabilidad social

Costa Rica Noviembre 27, 2017
Tomado de: ameliarueda.com
Autor: Maureen Ruiz Espinoza

Nuevo tipo de licencias exige a las embarcaciones pescar a una profundidad mínima de 70 metros

 
 

La ratificación que dio el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA) del acuerdo que permite renovar las licencias de pesca de arrastre es justificada no solo por presentar ajustes que garantizan su sostenibilidad sino también porque evita la vulnerabilidad social. Así lo defendió este lunes el ministro de Agricultura, Luis Felipe Arauz en el programa radiofónico Nuestra Voz, este lunes.

Según Arauz, en caso de que esta actividad pesquera se deje de realizar alrededor de mil personas se verían afectadas, por esta razón el Gobierno se dio a la tarea de buscar a través de consultas ciudadanas e investigaciones, una forma de hacer sostenible la pesca de camarón mediante arrastre.

"Nadie quiere la pesca de arrastre tal y como se ha practicado hasta la fecha pero tampoco nadie quiere que miles de familias caigan en las manos del narco porque se quedan sin empleo y en una localidad tan vulnerable, como lo es Puntarenas. Entonces uno tiene que buscar cómo resolver entre dos problemas", explicó el Ministro de Agricultura.

En agosto del 2013, la Sala Constitucional emitió un fallo donde decía que dejaba prohibido todo tipo de pesca de arrastre por todo el daño que causa en los ecosistemas del mar y esta no se iba a practicar hasta que se demostrara con investigaciones científicas que esta actividad podía ser sostenible.

Asimismo, no se podía dar ni renovar licencias a empresas que se dedicaran a la pesca de arrastre, las licencias que quedaban, estaban próximas a vencer y consigo personas que se quedaban sin empleo. Por esta razón INCOPESCA decidió acudir a una serie de investigaciones donde se evidencie que con diversos ajustes se puede practicar la pesca de camarón por arrastre.

El nuevo tipo de licencias exige a las empresas tomar medidas como pescar a una profundidad de 70 metros para que no se vean impactos submarinos como en los corales, con esto también se ve un alejamiento en la flota camaronera entre tres y cinco millas de la costa, dejando de afectar en la pesca artesanal.

"Ese mapa fue desarrollado en conjunto con el sector pesquero y con el CIMAR de la Universidad de Costa Rica y luego las coordenadas fueron validadas por el Instituto geográfico Nacional", explicó Arauz.

Además de esto a las embarcaciones se les pedirá contar con un GPS para poder darle un seguimiento satelital y verificar que se respete la regla mencionada, sumado a esto las redes tienen que tener dispositivos excluidores de tortugas y de peces, de modo que lo único que se pesque en el fondo del mar sean camarones.

"El daño con estos dispositivos se minimiza pero no se elimina del todo. Pero ¿cuál actividad productiva elimina del todo el daño ambiental?", argumentó Arauz.

Científicos y ambientalistas mantienen una posición en contra del arrastre pesquero ya que dicha actividad genera daños incluso irreversibles en los ecosistemas marinos. La red de las embarcaciones no solo captura a los camarones sino también a todas aquellas especies con las que se topa y una vez que se obtiene lo que se busca se descartan todas las restantes especies.

Todos los Derechos Reservados Copyright 2016 MarViva   |  POLÍTICA DE PRIVACIDAD